Valores

Aprendemos, vivimos y enseñamos los valores tradicionales de la familia asiática: Confianza, Respeto, Responsabilidad, Lealtad, Solidaridad, Armonía y Prosperidad.

Visión

Nuestro propósito corporativo es el éxito a largo plazo, que llevaremos a cabo a través de un crecimiento orgánico extensivo. De esta manera, ofrecemos seguridad y estabilidad para nuestros empleados y satisfacemos las necesidades de nuestros clientes con productos y servicios innovadores y únicos.

Misión

Como empresa de transporte, nuestra meta es ser sinónimo de establecer nuevos estándares de calidad y servicio dentro y fuera del mercado asiático: El Estándar Atlantic.

Nuestra historia

La historia de Atlantic empezó en Suiza, en 1979, época en la que Theo Ernst creó Atlantic Forwarding Ltd. Gracias a su larga experiencia en el campo del transporte marítimo, combinado con su visión de futuro  y sus contactos existentes, Theo Ernst eligió Asia como nuevo mercado por su  alta coyuntura económica. Compañías filiales fueron creadas el mismo año en Hong Kong, Taiwán y Corea del Sur. De esta manera y con tan sólo 16 empleados, nació en 1979 una de las compañías de transporte más exitosas.

Su forma muy personal y familiar de tratar con empleados, socios y clientes, así como la competencia de su gestión proporcionó a la joven empresa un rápido crecimiento. Por lo tanto, la cantidad de transportes despachados se multiplicó año tras año.

Entre 1986 y 1988, Oliver Ernst asumió el cargo de los socios existentes en Japón y Tailandia y los transformó en subsidiarias de Atlantic. La cantidad de transportes no fue la única en mostrar un crecimiento constante, sino que aumentó también el número de empleados. Así, a finales de la década de 1980, Atlantic contaba con más de 100 empleados.

A pesar de la feroz competencia y la recesión mundial en 1987, Atlantic no sólo mantuvo su posición dominante en Asia, sino que la expandió. La alta calidad y los precios justos siempre ha sido el lema de Atlantic.

En los años noventa, Atlantic comenzó otra expansión de su red mundial. Se tenía que encontrar una solución para satisfacer requisitos de nuevos clientes y el creciente suministro de artículos procedentes del sudeste asiático. Con el nacimiento de filiales en Singapur, Indonesia, Vietnam y Malasia, Atlantic cubrió los emporios más importantes del sudeste asiático. En poco tiempo, cerca de 200 empleados formaban parte de la familia Atlantic.

Siendo una compañía que goza de fuertes lazos con Asia, Atlantic siguió con gran interés la evolución de la situación política en China a finales de los 80. Con la apertura de China en los 90, Atlantic fue una de las primeras compañías en abrir filiales en Shanghai y Shenzen. Antes de 1997, las siguieron Qingdao, Dalian, Xiamen y Pekín. En 2001, una compañía filial fue creada en Ningbo. Con esta octava y última subsidiaria, Atlantic cubre las regiones y los puertos más importantes de China. De este modo, Atlantic puede proponer todos los servicios de transporte de la zona.

En su vigésimo aniversario en 1999, Atlantic contaba con una red asiática excepcional de 23 filiales. El Grupo Atlantic era una de las cinco mayores empresas de transporte de Asia y Europa. La familia Atlantic acogió a más de 300 empleados. Con inversiones masivas en informática, Atlantic pudo optimizar sus costos. Además, el sector del comercio electrónico podría ser ampliado con nuevos productos y servicios, y la calidad general podría ser mejorada. Esa fue la base para un desarrollo nuevo y fuerte de cara al nuevo milenio. Después de 20 años, la lista de nuevos socios y clientes parece interminable, especialmente en regiones como América del norte, América Latina y Oceanía, donde las cifras crecen a diario.

Hoy en día, el Grupo Atlantic emplea a más de 400 personas, y sus redes están compuestas por 28 oficinas en Asia y la India, así como 15 oficinas en Europa.

Nuestro éxito se basa en una fuerte colaboración con nuestros socios, clientes y empleados. La competencia es la clave tanto para Atlantic como para sus socios. Como comunidad, seguimos los valores de la familia asiática: Confianza, Respeto, Responsabilidad, Lealtad, Solidaridad, Armonía y Prosperidad son los fundamentos de nuestra filosofía y ética.

Queremos que este crecimiento constante y homogéneo continúe, para mantener nuestro éxito a largo plazo. Con nuestros productos, servicios innovadores y únicos, ya satisfacemos las necesidades y demandas de nuestros clientes y tenemos la intención de seguir haciéndolo en el futuro.

Para conseguir esta difícil tarea, es importante detectar las nuevas tendencias y desarrollos tan pronto como aparezcan. Como lo hizo Atlantic con el Internet. Desde temprano, la empresa comprendió el potencial de este nuevo medio y, con sus nuevos servicios electrónicos innovadores, ofrece una plataforma de alta tecnología para la gestión de la información logística.

Gracias a  nuestra exhaustiva red, la experiencia a largo plazo de nuestros empleados y nuestras relaciones personales y familiares con clientes y socios pudimos  afrontar con éxito  los retos del nuevo siglo.

Leer más

Nuestros Valores

Independencia

Somos una organización familiar, independiente, basando su código de conducta en los valores tradicionales de la familia asiática.

Responsabilidad

La confianza mutua entre nuestros clientes, personal y socios es clave para una base sólida. Esto nos ayuda a alcanzar nuestros objetivos y asegurar nuestro éxito.

Igualdad

Creemos que la igualdad en todas sus facetas debe prevalecer en toda la organización corporativa para capacitar al personal para que actúe libremente, con confianza y dentro de sus propias capacidades.

Responsabilidad

El objetivo de nuestro grupo es promover el crecimiento planificado y sostenido dentro de los parámetros aceptados de la práctica empresarial ética para asegurar relaciones a largo plazo y el bienestar de nuestros equipos, socios y clientes.